Podología geriátrica:

Tratamos las dolencias especiales propias de nuestros mayores. Prestamos servicios a domicilio a pacientes incapacitados que no pueden acudir a consulta.

Nuestros pies han caminado y soportado nuestro peso a lo lardo de los años, sus músculos, huesos y articulaciones se ven afectados por el envejecimiento. Por este motivo el cuidado de los pues de nuestros mayores se hace indispensable. Con revisiones periódicas, tratamientos ortopédicos y/o ayudas a la deambulación podemos prolongar la independencia, prevenir posibles caídas etc…

Ser independientes llegada la tercera edad, permite tener una vida social satisfactoria, mejora la autoestima y nos permite disfrutar de ese precioso tiempo. En definitiva mejora la calidad de vida de la persona mayor.